Piñera viajó a La Araucanía para apaciguar la crisis con los mapuches

Un grupo de estudiantes se manifestó ayer frente al Palacio de La Moneda
Un grupo de estudiantes se manifestó ayer frente al Palacio de La Moneda Fuente: AP - Crédito: Esteban Félix
Luego de varios días de protestas e incidentes que dejaron un muerto, el presidente se trasladó a esa región donde mantuvo reuniones con las autoridades y sectores sociales
Víctor García
(0)
24 de noviembre de 2018  

SANTIAGO, Chile.- La crisis interna que generó la muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca, tras recibir un disparo en la cabeza en medio de un operativo de carabineros, obligó al presidente chileno, Sebastián Piñera, a desplazarse ayer a la región de La Araucanía para intentar apaciguar los ánimos y monitorear en el terreno los perjuicios que dejó el incidente en una comunidad ya convulsionada.

El jefe del Estado llegó a las 9.40 a la zona, bajo un estricto dispositivo de seguridad pocas veces visto en los últimos años y en compañía de los ministros del Interior, Andrés Chadwick, y de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, el rostro más visible del denominado Plan Araucanía, que el gobierno presentó en septiembre, y que busca fortalecer la seguridad en la zona y rescatar la cultura y la integración mapuche.

"Estamos en La Araucanía para solidarizar y compartir el dolor de las víctimas, de la familia de Camilo Catrillanca, de las cuatro profesoras y dos niños que fueron violentamente asaltados, de un chofer de camión que perdió un ojo producto de una apedreada, y también de las miles de víctimas que ha habido en esta región producto de incendios y violencia durante tanto tiempo", comentó a su arribo el presidente.

Protestas y violencia

La llegada del jefe del Estado estuvo antecedida por diversas protestas e incidentes que se sucedieron en la región cuya principal ciudad es Temuco, a 680 kilómetros al sur de Santiago. Manifestantes cortaron el tránsito en la ruta R 182, que une las localidades de Collipulli con Angol, con árboles talados e incendiados, y esparcieron panfletos con la leyenda "Piñera, fuera del territorio mapuche".

En Temuco, en tanto, una bomba de estruendo detonó en el segundo piso de la escuela Pablo Neruda y una persona terminó lesionada, luego de que intentara alejar el dispositivo que le terminó explotando en la cara. Más de 2000 estudiantes fueron evacuados.

Y en Ercilla una "ruca mapuche" (cabaña) resultó destruida por un grupo de desconocidos que la incendió.

"La visita del presidente a La Araucanía es bastante inoportuna. Con todo lo que ha sucedido, con el crimen de este joven, uno esperaba mayor prudencia, sobre todo con la familia mapuche afectada. Ellos le pidieron al mandatario que no apresurara su viaje porque hay un duelo que trasciende a la familia, hay un duelo de un pueblo que tiene dolor y rabia por este crimen", dijo a la nacion el escritor y periodista Pedro Cayuqueo, uno de los intelectuales mapuches más influyentes de Chile, sobre la llegada del gobernante a La Araucanía.

"Él sabía que no podría reunirse con ellos, pero no solo por el crimen, sino porque esta familia ha solicitado algunas medidas que el gobierno no ha cumplido. Y la más importante es el retiro de este comando policial especial creado, entre comillas, para controlar la violencia rural pero que terminó siendo responsable del crimen de Camilo Catrillanca".

Comando

"Se trata del llamado Comando Jungla del que Piñera ahora dijo que su nombre era un invento de los medios de prensa, pero que él mismo lo presentó y hay documentos que avalan esa denominación. Al no desarticular este comando, Piñera no quiere tener una derrota política", agregó Cayuqueo.

La agenda del presidente se manejó de forma muy hermética y se desplegó de manera intensa. Durante la jornada se reunió por más de 30 minutos con el obispo de Temuco, Héctor Vargas; luego se entrevistó con las cuatro profesoras que fueron asaltadas en una escuela de Ercilla (en el hecho previo a la muerte de Catrillanca por parte de la policía) y también con un grupo de loncos y machis, además de personal de la Policía de Investigaciones (PDI) y la Fiscalía.

"Necesitamos restablecer el clima de diálogo, de confianza, de acuerdos, de colaboración que lamentablemente experimentó un retroceso, después de grandes avances con la muerte del joven Camilo Catrillanca", enfatizó Piñera.

El jefe del Estado, tras permanecer menos de nueve horas en la región, regresó a Santiago y dejó una advertencia: "Vamos a perseguir a los violentos y terroristas que no están dispuestos a someterse a las reglas de la democracia".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.