La Corte Suprema británica consideró ilegal su detención. Pinochet, más cerca de quedar en libertad