Pinochet tiene que vender condecoraciones para sobrevivir