Poca sorpresa y mucha cautela en el Vaticano

Elisabetta Piqué
Elisabetta Piqué LA NACION
(0)
27 de mayo de 2018  

ROMA.-No hay ninguna victoria para cantar", dijo el monseñor italiano Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida y el único prelado del Vaticano que reaccionó, muy cauto, tras el referéndum celebrado en Irlanda.

En la Santa Sede se esperaba este resultado. La "católica Irlanda" dejó de ser tal hace años, cuando estallaron diversos escándalos que golpearon a la Iglesia Católica y su credibilidad.

Primero fue el horror de abusos sexuales de menores por parte del clero. Después, el espanto de congregaciones de monjas que -tal como confirmaron investigaciones que shockearon a la opinión pública- maltrataban a madres solteras y hasta sepultaban en fosas comunes a centenares de bebes muertos por malnutrición y otras enfermedades.

Por todo esto, para el Vaticano no fue ninguna sorpresa el voto proaborto en Irlanda de anteayer. Y las pocas reacciones que hubo fueron medidas, también, porque a fin de agosto Francisco viajará al país.

"Lo que pasó en Irlanda nos debe empujar aún más no solo a defender la vida, sino también a promoverla, creando las condiciones para que no tengan lugar decisiones dramáticas, porque es siempre un drama cuando se decide interrumpir una vida", dijo Paglia, en una entrevista con Vatican News, el portal del Vaticano.

"Yo no olvido una homilía muy bella de monseñor Oscar Arnulfo Romero ante el cuerpo de un sacerdote asesinado por los escuadrones de la muerte. Monseñor Romero dijo: ?El Vaticano II pide a todos ser mártires', es decir, dar la vida, no quitarla. Y dio el ejemplo de una madre que concibe un niño, lo hace nacer, lo amamanta: esta madre es una mártir, porque está dando la vida. Y hoy, en un mundo donde tan fácilmente se ayuda al trabajo sucio de la muerte, yo me alegraría, en cambio, por todas las veces que la vida es defendida, acompañada y promovida. El mundo necesita de eso", aseguró.

Paglia, arzobispo de la comunidad de San Egidio, fue muy cauto sobre lo ocurrido en Irlanda. Opinó que creía que "en el aire hay una actitud de individualismo que alienta a olvidar los derechos de todos, incluso de quien debe nacer". Y recordó que el papa Francisco intervino muchas veces sobre la defensa de la vida desde su concepción hasta su fin natural.

En la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, texto programático de su pontificado, de hecho, el exarzobispo de Buenos Aires aseguró que "entre los débiles que la Iglesia quiere cuidar con predilección están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos".

Y subrayó que "no debe esperarse que la Iglesia cambie postura sobre esta cuestión: no es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.