El caso en Austria. "Podría haber matado a todos y nadie lo hubiera sabido nunca"