¿Podría ser Portugal la próxima víctima?