Polémica reacción del gobierno del País Vasco