Polémicos dichos de un cardenal

Afirmó que no son comparables los abusos sexuales contra niños en Irlanda con el aborto; dura réplica del gobierno
(0)
29 de mayo de 2009  

MADRID.- Las relaciones entre la Iglesia Católica y el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero volvieron a entrar ayer en cortocircuito, a raíz de unas polémicas declaraciones del cardenal prefecto de la Congregación por el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Antonio Cañizares.

Al referirse a los cientos de abusos sexuales y violaciones de menores que tuvieron lugar en escuelas católicas de Irlanda entre la década del 50 y la del 80, Cañizares afirmó que "no es comparable lo que haya podido pasar en unos cuantos colegios" con "los millones de vidas destruidas por el aborto".

En declaraciones a la cadena de televisión regional de Cataluña TV3, el prefecto dijo que los abusos a los niños son conductas "totalmente condenables y tenemos que pedir perdón", pero añadió que "no es comparable lo que haya podido pasar en unos cuantos colegios" con las "millones de vidas destruidas por el aborto".

El gobierno español salió en forma inmediata al cruce de las declaraciones de Cañizares. Y lo hizo por intermedio de la ministra española de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, que pidió al sacerdote que retirara las declaraciones en las que relacionó los abusos sexuales contra niños con el aborto.

Jiménez manifestó que lo que ha dicho Cañizares es "muy grave" e "irresponsable". Se trata de unas declaraciones "absolutamente inadecuadas e inoportunas, porque estamos hablando de asuntos completamente diferentes y es muy grave que se compare una cosa con la otra", según afirmó.

Cruce

A la salida del ministerio, donde presentó un informe mundial sobre desigualdades sanitarias, Jiménez indicó que "una cosa es hablar de un derecho, y otra, de un delito", en referencia a lo expuesto por el cardenal Cañizares acerca del aborto y los abusos contra los niños.

"Los abusos sexuales normalmente se cometen en menores, contra su voluntad; afectan de una manera terrible a su vida. Comparar una situación con otra es irresponsable y completamente inadecuado, sobre todo en una persona que ocupa una posición como la del arzobispo", indicó la ministra.

Cañizares también se expidió acerca del aborto y aseguró que "ha destruido legalmente más de 40 millones de vidas humanas, cuando la legislación debería dar apoyo a los derechos y a la justicia".

Y, aunque había sido despedido con honores en enero pasado por Rodríguez Zapatero, cuando el ex primado de España fue llamado a Roma por el papa Benedicto XVI para ocupar un ministerio en el gobierno del Vaticano, el cardenal no ahorró críticas para el premier español.

El prefecto cargó contra el presidente español por la reforma de la ley del aborto y dijo que el Ejecutivo socialista no busca despistar de la crisis con la nueva legislación, sino "hacer una sociedad y una cultura totalmente nuevas".

Tirantez

El episodio de ayer pasó a engrosar la conflictiva relación que mantienen el gobierno español y la Iglesia Católica, ya que España se encuentra actualmente en pleno proceso de reforma de la ley del aborto.

Esta transformación está dirigida a despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo y establecer una ley de plazos por la que la mujer pueda abortar libremente, sin tener que alegar motivos, hasta la semana 14 de gestación, postura que es rechazada por la Iglesia Católica y los sectores conservadores.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.