Por ahora, el riesgo argentino sorteó bien la tensión que crea el nuevo cortocircuito

El peso bajó 0,4%, en línea con otras monedas y sin mayor defensa oficial; bonos y acciones, a salvo
El peso bajó 0,4%, en línea con otras monedas y sin mayor defensa oficial; bonos y acciones, a salvo Fuente: Archivo
Javier Blanco
(0)
7 de mayo de 2019  

El riesgo argentino, en general, sobrellevó bien el pico de tensión que se generó ayer en los mercados al renacer el temor a una guerra comercial entre Estados Unidos y China, que alienta la toma de coberturas y, por lo mismo, suele ser nociva para el desempeño de las plazas emergentes. La conclusión surge de la evolución de los precios de los activos locales (bonos y acciones) y del comportamiento del peso frente al dólar, sin necesidad de que el Gobierno redoblara su presencia en el mercado.

Todos abrieron la rueda presionados por ventas y con marcadas bajas, pero fueron recomponiendo su valor con el correr de las horas hasta transformar esas pérdidas en ganancias, en algunos casos.

El peso, por caso, que había iniciado la jornada cayendo 2% frente al dólar (ofrecido a $45,60 para la venta mayorista y $46,30 al público), la cerró con una devaluación del 0,4% promedio, lo que dejó a esa divisa clausurando el día a $44,70 y $45,93 en cada segmento de negocios, respectivamente.

Así, sin necesidad de que el Gobierno reforzara su defensa de la moneda (se mantuvo apenas la subasta de US$60 millones que realiza a diario el Tesoro), el peso tuvo una caída que estuvo en línea con la registrada por el real, el peso colombiano, el sol peruano y el renbinmí chino, por caso, pero a la vez fue inferior al castigo que sufrieron el rand sudafricano (-0,9%) o la lira turca (-2%).

"La rueda arrancó con claro impacto del nerviosismo internacional, pero con los mejores precios apareció la oferta y ayudó a suavizar la corrección del tipo de cambio sin mayor intervención oficial", señaló Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio.

"La corrección mayor se registró en la última hora de operaciones, cuando el dólar se notó más ofrecido por exportadores a pesar de que las commodities operaban en baja", acotó Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios.

Con la relativa calma cambiaria, el Banco Central (BCRA) halló las condiciones para retirar casi $18.000 millones del mercado mediante la colocación de $217.215 millones en nuevas letras de liquidez (Leliq), por las que pagó una tasa promedio del 73,5% anual, 24 puntos inferior a la validada el viernes.

Los que mejor resistieron la renacida aversión al riesgo fueron los bonos y acciones argentinas que se operan en el exterior. Los títulos de la deuda, tras un comienzo titubeante, mantuvieron la tendencia a la recuperación que ya habían mostrado el viernes, lo que les permitió cerrar "con alzas de 25 centavos de dólar para el tramo corto y de hasta un dólar en el tramo medio de la curva", describió Sebastián Cisa, del Grupo SBS.

Esa mejora fue la que permitió una baja de 926 a 911 puntos (1,6%) en la tasa de riesgo país, cuando el indicador de JP Morgan que mide la brecha de tasas entre bonos de EE.UU. y Argentina había llegado a marcar 946 puntos básicos. "Es indudable que los activos argentinos mostraron firmeza a pesar del contexto externo desfavorable", valoró el analista Nery Persichini, gerente de GMA Capital.

A su vez, el balance de la jornada fue neutro para las acciones argentinas que se operan en Nueva York, con un balance equilibrado entre alzas y bajas, aunque las mejoras (generalizadas entre los papeles de empresas energéticas) fueron más importantes que las bajas. Esto permitió además aquí un rebote del 1,8% en el índice S&P Merval.

Los analistas advierten que la amenaza que lanzó anteayer el presidente de EE.UU., Donald Trump, de incrementar del 10 al 25% los aranceles para los productos chinos que ingresen en su país -por sobre los US$200.000 millones- deja abierta la posibilidad de volatilidad en los mercados, en especial, luego de que anoche el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, confió que todo el equipo económico le recomendó al mandatario que "siga adelante con la suba de aranceles" si para el viernes no hay aún un acuerdo comercial ya cerrado con China.

Mnuchin había participado la semana pasada en Pekín de la última de las rondas de negociación encabezando la comitiva de Estados Unidos y al salir de ella había considerado ese encuentro "muy productivo".

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.