Por la crisis, recortan los gastos de la realeza española