Preocupación en China: registró en 2019 la tasa de natalidad más baja en 70 años

La tasa de natalidad de 2019 fue la más baja desde que se fundó el Partido Comunista
La tasa de natalidad de 2019 fue la más baja desde que se fundó el Partido Comunista Fuente: AFP
(0)
17 de enero de 2020  • 10:19

PEKÍN.- China registró en 2019 la tasa de natalidad más baja desde que se fundó el Partido Comunista en 1949, lo que significa una nueva presión a la desaceleración de la economía del país asiático, que registró el año pasado su peor resultado en tres décadas, con un crecimiento del PBI de 6,1%, como resultado de la guerra comercial con Estados Unidos y la caída de la demanda interna.

La Oficina Nacional de Estadísticas (NBS) informó hoy que la tasa de natalidad registrada en el último año fue de 10,48 nacimientos por cada 1000 personas. De esta forma, el número de nacimientos cayó por tercer año consecutivo, con cifras de 14,65 millones frente a los 15,23 millones de bebés nacidos en 2018 y los 17,23 millones de 2017.

Se trata de una caída de casi 4% en último período, que además registró el número total de nacimientos más bajo desde 1961, el último año del "gran salto adelante" impulsado por Mao Zedong, en el que millones de personas murieron de hambre y solo nacieron 11,8 millones de bebés.

Sin embargo, también se registró en el último año un aumento de 4,67 millones en el número total de habitantes, que superó los 1400 millones (poco más de 1.400.050.000). El hecho de que esta cifra crezca a pesar de la caída constante en los nacimientos refleja una de las preocupaciones principales de la burocracia gubernamental china: la población envejece año tras año.

A menos de que la tasa de natalidad suba, el aumento de la esperanza de vida representa una amenaza para la economía china, dado que llevará inevitablemente a que cada vez menos trabajadores activos deban sostener un gigantesco número de pensionados, el segmento de más rápido crecimiento.

Por este motivo, a fines de 2015, el gobierno dio un golpe de timón, revirtiendo décadas de controles estrictos de los nacimientos, conocidos como la "política de hijo único", introducida en 1979. Pero el ligero aumento que se produjo en 2016, luego de la decisión del presidente Xi Jinping de permitir que las familias tengan hasta dos hijos, no se consolidó en los años que siguieron.

"Ya no se puede señalar a la política restrictiva de contracepción del gobierno chino como el único culpable", dijo a The Guardian Wang Feng, profesor de sociología de la universidad de California. "Una tasa de nacimientos tan baja muestra claramente que está siendo impulsada por intensas fuerzas estructurales, tanto económicas como sociales, y se mantendrá así en el futuro cercano", agregó.

La trampa del desarrollo

La fuerza laboral continuó su declive en 2019, el octavo año consecutivo. La NBS registró 896,4 millones de personas de entre 16 y 59 años (el rango etario de la población activa), casi un millón menos que en 2018 (897,3 millones). Para 2050 se prevé que la fuerza laboral disminuya un 23% y que China tenga 330 millones de personas mayores de 65 años.

Aunque es posible que el gobierno elimine por completo las políticas de planificación familiar, el aumento del costo de vida lleva a que muchos hogares se resistan a abandonar la fórmula practicada durante décadas.

Algunos analistas comparan la crisis demográfica actual de China a la que llevó al estancamiento de la economía japonesa, luego del boom que vivió en los años noventa.

En un informe publicado a principios del año pasado, la Academia China de Ciencias Sociales determinó que la población alcanzaría un pico y luego comenzaría a contraerse en 2027, el primer año de una "era de crecimiento poblacional negativo".

Aunque la precisión de las predicciones estadísticas del Partido Comunista chino ha sido cuestionada, nadie duda de que China se enfrenta a un enorme desafío, un obstáculo en el camino a la cima del orden mundial.

Agencias AP y AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.