Presión global para que EE.UU. evite caer en default

Mientras las negociaciones avanzan en el Senado, se multiplican las críticas; China pidió "desamericanizar" el mundo
Silvia Pisani
(0)
15 de octubre de 2013  

WASHINGTON.- Los más optimistas sostienen que hoy el gobierno de Barack Obama podría anunciar un acuerdo precario y provisional con la oposición republicana para que, por lo menos, el país no caiga en suspensión de pagos pasado mañana y arrastre con eso a las economías de todo el mundo.

Pero mientras son miles los dedos que se cruzan con esa ilusión y hartos de tanta muestra de desgobierno , crecen las voces que, en el mundo, reprochan "irresponsabilidad" al país que se supone líder internacional y que habla todos los días de "ejemplo".

La más extrema, la de Pekín, donde en medios oficiales se apeló a un curioso neologismo de significado impreciso para deslizar que, tal vez, sea hora de "desamericanizar" el mundo. No tanto como castigo moral por inconducta, sino, también, como medida defensiva.

Formalmente, el gobierno chino se quedó un poco más atrás y, al igual que lo ha venido haciendo estos días, clamó por la necesidad de "asumir responsabilidades" y encontrar ya mismo una solución que evite la suspensión de pagos.

Pero, sin caer en riesgos diplomáticos, se las ingenió para decir algo más grave. Fue la agencia oficial Xinhua la que, con una nota firmada por una de sus periodistas, llamó a preguntarse si, "con lo ya visto, no era "hora de desamericanizar" el mundo.

"Los políticos norteamericanos de ambos partidos no encuentran un acuerdo viable para normalizar el sistema político del que tanto se jactan y quizá sea éste un buen momento para que el mundo, confundido, empiece a considerar la construcción de un escenario desamericanizado", propuso el artículo.

Un poco más cerca del lenguaje político conocido, la conducción del Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó ayer que un escenario de insolvencia en Estados Unidos generaría una crisis financiera "peor que la desatada en 2008" con la caída de la banca Lehman Brothers. Un cataclismo cuyos efectos aún se sienten hoy. Si hace una semana Chistine Lagarde hablaba de "preocupación", ahora ya lo hace de "alarma".

Desde Europa también manifestaron su preocupación. El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, advirtió que un default norteamericano tendría "consecuencias dramáticas" en la economía mundial. "Es muy importante que Estados Unidos supere la parálisis presupuestaria. Si eso no sucede, puede haber consecuencias dramáticas para la economía mundial y en la incipiente recuperación económica europea", alertó.

El desacuerdo entre los demócratas en el gobierno y los republicanos en la oposición tiene al país en jaque desde hace 15 días. Todo empezó cuando la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, se negó a votar el presupuesto para el año próximo, medida que generó un cierre parcial de la administración pública que hoy entra en su tercera semana.

Pero la crisis amenaza con extenderse a una inédita suspensión de pagos si, para pasado mañana, los republicanos no se avienen a votar la autorización legal que necesita el gobierno para emitir más deuda.

Si dentro de 48 horas esa medida no está aprobada, los bonos del Tesoro verán minada su solvencia y eso, según opiniones coincidentes, generará una chispa capaz de provocar incendios en las finanzas internacionales.

La buena noticia es que anoche parecía imperar la sensatez y eso alimentó la expectativa de que hoy se anuncie un acuerdo precario. La idea es prorrogar el funcionamiento de la administración pública hasta el 15 de enero y la autorización de emitir deuda hasta el 15 de febrero. Dicho de otro modo: un parche de 100 días.

"Soy muy optimista respecto de que llegaremos a un acuerdo razonable", dijo el líder demócrata en el Senado, Harry Reid. "Hemos intercambiado opiniones y creo que un arreglo es posible", coincidió su par republicano, Mitch McConnell.

La sombra sobre todo esto la pone el hecho de que, a última hora de ayer, no se había escuchado una sola palabra de aliento desde la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos. Allí, la posición más dura la exhibe un grupo de radicales del Tea Party que no hace concesiones a Obama.

A todo esto, el presidente compareció en un acto público y se mostró un poco más optimista. "Mi esperanza es el espíritu de cooperación", dijo. Habrá que esperar a hoy para ver cómo anda de salud ese espíritu.

Al-Libi llegó a Nueva York y espera el juicio

El presunto terrorista de la red Al-Qaeda Abu Anas al-Libi, capturado la semana pasada por un comando norteamericano en Trípoli, llegó ayer en una embarcación militar a Nueva York, donde podría enfrentar un proceso. La cadena CNN consignó que el ex colaborador de Osama ben Laden deberá comparecer ante la justicia hoy mismo. "El libio", como se conoce a Al-Libi en la red terrorista, era buscado internacionalmente por su presunta participación en los atentados contra las embajadas de Estados Unidos en Kenya y Tanzania, que en 1998 se cobraron la vida de 224 personas. Hasta su secuestro en Libia, Al-Libi, especialista en informática que fue retenido por los estadounidenses en una embarcación en aguas mediterráneas, era uno de los terroristas más buscados del mundo.

Del editor: Cómo sigue.

El optimismo parecía reinar ayer en el Congreso, pero el país está caminando al filo de la cornisa: sólo tiene 48 horas para llegar a un acuerdo.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.