Primer revés para Rajoy en su puja por bloquear a Puigdemont en Cataluña

El Consejo sostuvo que "no ve argumentos" para una impugnación
El Consejo sostuvo que "no ve argumentos" para una impugnación Fuente: AP
Silvia Pisani
(0)
25 de enero de 2018  • 17:16

MADRID.- El gobierno de Mariano Rajoy acaba de sufrir un primer revés en su intento por “impugnar” la posibilidad de que el ex presidente catalán, Carles Puigdemont , sea restituido en el cargo.

Convencido de que un hombre prófugo de la Justicia no puede ser promovido como candidato, el gobierno pidió hoy al Consejo de Estado –un organo consultivo de primera línea- que se expida sobre la conveniencia de una “impugnación” del independentista.

Pero la sorpresa le llegó apenas unas horas después. El Consejo sostuvo que “no ve argumentos” para una impugnación.

Su veredicto no es vinculante, de modo que toca ahora al gobierno decidir si sigue adelante con la impugnación o si deja el juego libre para que los mecanismos institucionales de Cataluña decidan al respecto.

El misterio se despejará a más tardar el martes, fecha para la que fue formalmente citada la sesión de investidura, de la que debe surgir el nuevo presidente regional.

Los independentistas pretenden que sea Puigdemont, quien se encuentra en Bruselas desde hace tres meses, prófugo de la Justicia española, que le imputa varios delitos a partir de la promoción de la independencia unilateral de Cataluña.

“Es el candidato legítimo y debe ser votado”, dijo el nuevo presidente del Parlament regional, Roger Torrent.

El gobierno español recurrirá la candidatura de Puigdemont a presidir Cataluña

01:20
Video

Sólo que no hay forma de que esto pueda realizarse sin que Puigdemont sea o bien detenido al entrar en España o recusado, si su proclamación se hace en ausencia.

“Las circunstancias actuales no permiten la investidura del señor Puigdemont. Por eso hemos pedido al Consejo de Estado” que se expida sobre el particular, dijo la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

La Moncloa pretendió obtener alguna instancia previa al próximo martes que despeje un posible intento de votación de Puigdemont y el ruido político que eso traería, tanto dentro como fuera de España.

La sesión de investidura fue formalmente convocada para el martes a las 15, hora local.

La situación prenauncia una nueva tormenta política en la convulsa región. Pese a que no fueron los más votados, los independentistas son, en este momento, los únicos en condiciones de formar gobierno.

Su pretensión es devolver al destitutido Puigdemont al poder. Pero esto se hace complicado porque el ex presidente se encuentra prófugo de la Justicia y hace casi tres meses que reside en Bruseñas.

Pese a eso, Puigdemont insiste en ser investido. Bien en ausencia o bien arriesgándose a ingresar en España. Nadie sabe muy bien qué hara puesto que él mismo se encarga de mantenerlo en misterio hasta último momento.

La sesión del martes se proyecta como un nuevo momento de suma tensión en Cataluña.

Por eso la intención del gobierno nacional es ahora bloquear por alguna vía institucional la candidatura de Puigdemont y forzar al Parlament a que elija otro candidato. Algo que, a esta altura, no parece probable.

El nuevo capítulo del conflicto parece, una vez más, servido.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.