Primeras estimaciones sobre daños

Los perjuicios que dejó el huracán son menores que los que se preveían
Los perjuicios que dejó el huracán son menores que los que se preveían
(0)
24 de septiembre de 2005  • 17:30

HOUSTON (EFE).- Los primeros informes oficiales de los 18 condados del estado de Texas que sufrieron los efectos de Rita señalaron hoy que hasta el momento no se registraron pérdidas humanas por el huracán, que tuvo una mayor benevolencia de la esperada.

Así lo confirmó David Paulison, director en funciones de la Agencia para la Gestión de Emergencia (FEMA), que reconoció también que los daños causados por Rita "no fueron tan grandes como se había anticipado".

Todo indica que Houston y Galveston (Texas) evitaron graves daños y que las áreas más castigadas están entorno a Lake Charles (Louisiana), una localidad de 70.000 personas situada 200 kilómetros al oeste de Baton Rouge (Louisiana) y 210 kilómetros al este de Houston, y la cual había sido desalojada casi en su totalidad.

Nueva Orleáns, que también estaba prácticamente vacía, se libró de la temida rotura de los diques, pero aún así el huracán "Rita" dejó rastro en la ciudad y en el resto del devastado estado de Louisiana donde, por ahora, tampoco se han confirmado víctimas.

El alcalde de Houston, Bill White, por lo pronto, dijo literalmente que la ciudad "ha capeado el temporal", que tocó tierra con categoría tres en torno a las 2.38 horas de la madrugada en Paso Sabine, en la frontera entre Texas y Louisiana.

Daños en bienes asegurados. Entre tanto, se cifra en más de un millón las personas que se quedaron sin electricidad en la región, mientras en Galveston se reportó que un fuego destruyó cuatro edificios históricos.

Los daños en bienes asegurados se calcula que estarán entre los 2500 y 5000 millones de dólares, según la AIR Worlwide, empresa especializada en cálculos de pérdidas por catástrofes.

Estas pérdidas son muy inferiores a las causadas por "Katrina", que azotó la zona a finales de agosto, debido en parte a que el "Rita" se debilitó antes de tocar tierra.

No obstante advierten de que habrá que ver con más detenimiento la situación de las refinerías de la región, y dependiendo de ello, los cálculos podrían elevarse sustancialmente.

Otro problema que se avecina es el apresurado retorno de los cerca de dos millones y medio de evacuados, con los riegos que ello pueda acarrear, además de los atascos, que se prevén iguales de caóticos a los de la evacuación antes de la tormenta.

El gobernador de Texas, Rick Perry, y las autoridades de las ciudades tejanas del golfo de México insistieron a lo evacuados que no regresen todavía a sus hogares, hasta que se asegure que pueden hacerlo sin peligro.

Pero a juzgar por el estado de las autopistas de salida de Houston, -que durante los últimos tres días generaron los mayores congestiones de tráfico de la historia del país-, miles de automovilistas ya han comenzado su regreso.

Las autoridades reconocieron que era imposible controlar el regreso de tantas personas, pero pidieron que se utilice el sentido común para que lo hagan con el agua suficiente, comida y gasolina.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.