Privatizan en Rusia la propiedad de la tierra

La Duma aprobó un proyecto de ley
La Duma aprobó un proyecto de ley
(0)
22 de junio de 2002  

MOSCU.- Los diputados de Rusia dieron ayer un importante paso hacia la creación de un mercado libre de tierras de cultivo, al aprobar en su segunda lectura un proyecto de ley que permite a los rusos comprar y vender tierra por primera vez desde la revolución bolchevique.

Una enmienda excluye de la medida a los extranjeros y los limita a alquilar, mediante contratos a largo plazo, en los 406 millones de hectáreas de tierra cultivable que constituyen casi un cuarto del territorio ruso.

"Estamos defendiendo a nuestros compatriotas", dijo a la Duma -Cámara baja- Vyacheslav Volodin, líder del partido oficialista Unidad.

Los diputados aprobaron por 245 votos a favor y 150 en contra el proyecto de ley de reforma agraria, respaldado por el Kremlin, en la última etapa en la que se pueden hacer cambios significativos. La iniciativa debe ahora asegurar una lectura final en la Duma, antes de avanzar al Consejo de la Federación, la Cámara alta del Parlamento, y ser convertida finalmente en ley con la firma de Putin. El jefe del Kremlin es un firme defensor de la ley, que considera vital para que Rusia atraiga inversores y desarrolle una fuerte industria agropecuaria.

Desde los zares hasta hoy

El tema de la reforma agraria ha puesto a prueba a los gobernantes rusos desde los zares hasta la época post-soviética y ha sido usado por los comunistas y sus aliados de izquierda como un grito de batalla contra las reformas de mercado impulsadas por el Kremlin.

Los diputados aprobaron otra enmienda para reducir de 35 a 10 por ciento la cantidad de tierra que un propietario puede tener en un distrito administrativo dado.

Los bolcheviques prohibieron la venta de tierras en el país más grande del mundo poco después de tomar el poder. Millones de personas murieron de hambre y represión en la década de 1930, durante el programa de colectivización impuesto por el dictador soviético Josef Stalin.

Las ventas se volvieron legales otra vez tras la caída del comunismo en 1991, pero la ausencia de leyes federales hace que las transacciones sean inciertas y propensas a corrupción. El proyecto de ley en discusión está orientado a legitimar el mercado y hacer el proceso de ventas más transparente.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.