Procesan en Chile al asesino de Jara

La justicia determinó que el ex conscripto José Paredes Márquez fue uno de los autores del crimen
(0)
28 de mayo de 2009  

SANTIAGO, Chile.- La justicia procesó ayer al ex conscripto del ejército de Chile y hoy albañil José Paredes Márquez y lo acusó de haber sido el autor material del homicidio del cantante Víctor Jara, ocurrido en septiembre de 1973, pocos días después del golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende.

Jara, un símbolo de la resistencia a la dictadura de Pinochet y cuyas canciones hasta el día de hoy son entonadas en Chile, fue detenido el 11 de septiembre de 1973 en la Universidad Técnica del Estado, donde trabajaba como profesor.

Posteriormente fue trasladado al Estadio Chile (hoy Estadio Víctor Jara), donde, según los testigos, fue brutalmente torturado.

De acuerdo con el informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, creada en 1990 por el entonces presidente Patricio Aylwin, Jara fue asesinado el 16 de septiembre y su cuerpo fue hallado el 19 del mismo mes en la morgue de Santiago, con 44 disparos en el cuerpo y signos visibles de tortura.

Tenía 40 años y había encarnado en vida los valores de la Unidad Popular del gobierno socialista de Allende, del que fue embajador cultural.

Durante más de tres décadas nada se supo sobre los responsables de su muerte. Sólo la constancia de su viuda, la británica Joan Turner, que pasó a llamarse Joan Jara después del crimen, permitió la reactivación del caso: casi 36 años más tarde, la mujer y su abogado, Nelson Caucoto, hicieron llamados públicos para que alguno de los más de 6000 detenidos que pasaron por el Estadio Chile revelaran pistas que permitieran dar con los responsables del crimen.

Sólo así consiguieron dar con versiones de los ex conscriptos, hoy civiles, sobre lo sucedido.

Ayer, el Centro de Investigaciones Periodísticas (Ciper) dio a conocer una extensa investigación sobre los últimos días del cantante.

Según el artículo, "un subteniente jugó a la ruleta rusa con él hasta que le descerrajó un tiro en su cabeza. Después se ordenó acribillarlo en el camarín de un subterráneo del Estadio Chile, junto con otras 15 personas". Paredes, procesado ayer, habría confesado ante el juez Juan Eduardo Fuentes haber acatado la orden de acribillar al cantante, junto con otros conscriptos, tras el primer tiro del subteniente.

Durante años se siguió infructuosamente la pista de un oficial apodado "El Príncipe", quien habría dado esa orden y es el objetivo final de la parte querellante. "Los oficiales deben ser tratados con el máximo rigor de la ley; los soldados sólo fueron carne de cañón", dijo Caucoto.

El juez Fuentes trabaja actualmente en comprobar la participación de oficiales del Regimiento de Ingenieros Tejas Verdes de San Antonio, ubicado a unos 100 kilómetros de Santiago, dirigido entonces por el tristemente célebre jefe de la policía secreta de Pinochet, Manuel Contreras.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.