Progresistas: la desazón recién empieza para un sector golpeado