Putin afirmó que seguirá el rescate

(0)
27 de octubre de 2000  

MOSCU (AFP).- En momentos en que todo el país revivía ayer la tragedia del submarino Kursk a raíz de la revelación de la carta hallada en el cuerpo de uno de los marinos, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, aseguró que el rescate de los cadáveres seguirá pese a todas las dificultades y prometió máxima transparencia en esta operación.

"Los trabajos en el Kursk continuarán; cumpliremos sin falta la promesa dada a los deudos de los marinos muertos y haremos todo lo posible para que el Estado rinda los últimos honores a los héroes", dijo Putin.

Esta fue la reacción de Putin al rescate de los primeros cuatro cadáveres en el submarino, y el hallazgo de la dramática nota.

La sensacional noticia conmovió a la opinión pública rusa y reavivó la polémica sobre el secretismo oficial en los días de la tragedia y la tardanza del Kremlin en aceptar la ayuda internacional en el rescate.

"Haremos todo lo que esté en nuestra mano", dijo ayer Putin, duramente criticado en la prensa por no interrumpir sus vacaciones en la playa durante los primeros cinco días tras el hundimiento del Kursk.

Transparencia

El presidente ruso añadió que "los trabajos de rescate se realizarán en un ambiente de máxima transparencia, incluso en lo referente a las causas de la catástrofe", que según la principal versión rusa apunta a una "colisión con un submarino ajeno".

Las confusas y contradictorias declaraciones oficiales en los primeros días después del accidente motivaron en la sociedad rusa una grave desconfianza en las autoridades, reflejada en numerosos sondeos de opinión. Además, varias investigaciones periodísticas apuntan a que el verdadero objetivo de la operación de rescate no es recuperar los cadáveres, sino los códigos militares secretos que se encuentran a bordo del Kursk, que yace en el fondo del mar a 108 metros de profundidad.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.