Opinión. Vladimir Putin subestimó la interdependencia del mundo y ya paga los platos rotos