Qué pasa en Bolivia: por qué Evo denunció un golpe y cómo puede seguir la crisis

Los disturbios de anoche en La Paz
Los disturbios de anoche en La Paz Fuente: Reuters
Rubén Guillemí
(0)
23 de octubre de 2019  • 12:25

LA PAZ.- La céntrica Plaza San Francisco de La Paz donde más temprano había acaloradas discusiones entre partidarios de Evo Morales y de Carlos Mesa, fue copada finalmente por una multitudinaria marcha de empleados públicos al grito de "Evo no estás solo". En una recorrida por los distintos grupos de discusión surgían hoy más temprano acusaciones cruzadas contra Mesa o contra Evo, otros señalaban al Tribunal Electoral que no termina de difundir los cómputos, y también reaparecieron las viejas rencillas con los departamentos (provincias) del "oriente" boliviano que son los que lanzaron el paro por tiempo indefinido, y donde se registraron la mayoría de los episodios violentos.

Evo Morales denuncia un golpe y declara el estado de emergencia para defender la democracia - Gentileza: Pat

09:14
Video

En un resumen de lo que se discute hoy en las calles de La Paz, surgen las contradicciones que vienen ocurriendo en Bolivia desde el domingo de las elecciones:

En su discurso de esta mañana el presidente Evo Morales calificó de "golpe de estado" las acciones de la oposición "porque no dejan realizar el conteo de votos". Al mismo tiempo, se proclamó ganador en primera vuelta cuando aún no está terminado el cómputo definitivo y, según los datos actuales escrutado el 96% de los votos, la diferencia con Carlos Mesa es de 9,48 puntos, por lo que habría segunda vuelta el 15 de diciembre.

Carlos Mesa eligió el formato de un discurso grabado de 13 minutos difundido a través de las redes sociales para responderle al presidente. Dijo que el propio Evo comete un "golpe de Estado" al controlar todos los poderes del Estado, y que ahora puso en marcha un "fraude gigantesco" para darse como ganador en primera vuelta. "Evo Morales quiere llevarnos al camino de la dictadura", advirtió y llamó a formar con toda la oposición y las fuerzas vivas un "bloque de unidad de defensa de la democracia".

Sin embargo, el propio Mesa cayó en la contradicción de haber aceptado participar en una elección contra quien él hoy definió como un "candidato ilegal" que "nos quiere robar por segunda vez una elección", en referencia al referéndum de 2016 en el que triunfó el rechazo a una nueva postulación de Evo.

La presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Choque, es sin dudas la persona que tiene la llave para desactivar todo este conflicto. Se había comprometido a difundir el 100% de los resultados preliminares la noche del domingo, pero sólo dio a conocer el 83% donde se presentaba un escenario de segunda vuelta, y luego hubo silencio durante 24 horas. Finalmente dijo que lo "vinculante" eran los votos definitivos por lo cual ya no tenía sentido avanzar con los resultados provisorios. Y sin embargo, ayer se mostró ofuscada y al borde de las lágrimas por las críticas a la falta de transparencia. "¿Cómo es posible que digan que hay fraude?", se quejó.

Una protesta sindical en La Paz
Una protesta sindical en La Paz Fuente: AFP

El TSE, formado por cinco miembros elegidos por la Asamblea Legislativa, donde el oficialista MAS tiene mayoría absoluta, y un miembro designado por el presidente, debería ser un organismo independiente. Pero resulta más que evidente que sus silencios están relacionados con la estrategia oficialista de ir midiendo la reacción de la gente. Sin embargo, María Eugenia Choque insiste: "No soy la delegada del gobierno. Eso hay que desecharlo".

Las elecciones del domingo mostraron un país nuevamente dividido entre Oriente y Occidente. En Santa Cruz de la Sierra, Mesa ganó con el 46% de los votos y Evo sacó el 34%. En Chuquisaca también se impuso Mesa (51% contra 34% para Evo). Mientras que en La Paz, Evo logró el 53% y Mesa el 29%. De hecho los episodios más violentos de estos días se vieron en los departamentos (provincias) del Oriente.

La reacción de los bolivianos al anuncio de Evo Morales - Imágenes: Rubén Guillemí

00:39
Video

Resulta contradictoria la reacción del presidente del comité cívico santacruceño Luis Fernando Camacho, que llamó al paro generalizado y amenazó con reconocer a Mesa como presidente en un cabildo abierto multitudinario, como los que se realizan estos días, algo que el propio Mesa jamás pidió.

¿Qué puede pasar de ahora en más? La respuesta la tiene el TSE y la finalización de los cómputos, actualmente paralizada. Un escenario de ballottage devolvería la calma al país, pero un triunfo de Evo en primera vuelta sumergiría al país en una crisis sin fondo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.