¿Qué sigue para los damnificados?