Suscriptor digital

Quién es la joven que compró un departamento de US$ 88 millones para usarlo "sólo de visita"

Fuente: LA NACION - Crédito: Bhsusa.com
Yekaterina Rybolovleva tiene 22 años, es hija de un magnate ruso y revolucionó el mercado inmobiliario en Nueva York
(0)
22 de diciembre de 2011  • 16:16

La venta de un departamento en nada menos que 88 millones de dólares revolucionó el mercado inmobiliario de Nueva York. No sólo porque se trata de la cifra más alta que se pagó por un inmueble en Manhattan, sino por las características de su compradora.

El departamento, que cuenta con más de 600 metros cuadrados, 10 ambientes, dos chimeneas, una inmensa terraza y vista al Central Park, fue adquirido por una estudiante de 22 años que, además, sólo utilizará el lugar cuando "esté de visita" en Nueva York.

Así lo confirmó uno de sus voceros, quien también contó que la joven estudia en una universidad estadounidense, pero está acostumbrada a los viajes al exterior: tiene residencia en Mónaco, donde también vivió un tiempo. Durante los últimos 15 años vivió en Suiza.



Una nena de papá

Yekaterina Rybolovleva, la dueña del capricho de 88 millones de dólares, es hija de Dmitry Rybolovlev, un ruso multimillonario que amasó su fortuna al rededor de la industria de los fertilizantes. Su exponencial crecimiento económico tuvo lugar durante la privatización de la economía rusa, tras la caída de la Unión Soviética.

Conflictos de familia

Yekaterina es la menor de dos hermanas. Elena, su madre, atravesaría una larga crisis con Dmitry, a quien acusa de repetidas infidelidades, al punto que en 2009 le pidió el divorcio.

En ese marco, Elena busca traspasar para sí otra monstruosa propiedad adquirida por la familia. En 2008, Dmitry le compró -en efectivo- la mansión que tenía en Palm Beach el millonario Donald Trump, llamada Maison de L'Amitie, por 95 millones de dólares, 25 millones menos de lo que Trump había pedido originalmente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?