Preocupación en Mónaco. Rainiero se debate entre la vida y la muerte