Reabren casi todos los aeropuertos de Europa, pero se vigila intensamente la nube de cenizas