Rechazo en Perú al estado de emergencia

(0)
31 de mayo de 2003  

LIMA (ANSA).- Tras la represión militar que mató anteayer a un estudiante universitario, el presidente peruano, Alejandro Toledo, se mostró dispuesto a aliviar el estado de emergencia decretado esta semana a raíz de la situación social en el país, medida que provocó un amplio rechazo en la población.

El ministro de Salud, Fernando Carbone, dijo que la derogación en parte del estado de emergencia dispuesto el martes "será tomada lo más rápido posible en la medida en que regrese la calma". Unas 12.000 personas, entre maestros, estudiantes universitarios y población en general, reclamaron ayer en la plaza principal de la ciudad surandina de Puno duras sanciones para los militares que provocaron la muerte del estudiante.

A pesar del estado de emergencia, los trabajadores de la educación y otros gremios en huelga indefinida desafiaron por tercer día consecutivo la decisión gubernamental que impidió las reuniones públicas.

En distintos puntos del país crecieron las protestas de ciudadanos en contra de la represión militar de anteayer y en demanda de una solución a reclamos salariales y mejoras en las condiciones de trabajo. En las protestas de ayer en Piura, Arequipa y Puno no intervinieron los militares.

El primer ministro, Luis Solari, y el ministro de Defensa, Aurelio Loret de Mola, defendieron la necesidad de mantener la medida de excepción "para evitar el caos". Sostuvieron también que los bloqueos de carreteras en unos 60 puntos del país, a inicios de semana, fueron impulsados por huestes de Sendero Luminoso, la guerrilla que operó entre 1980 y 2000, y cuyo accionar causó la muerte de unas 30.000 personas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.