Reclaman a Cuba que investigue la muerte de Payá

Familiares del líder opositor y el exilio cubano creen que no se trató de un simple accidente
(0)
24 de julio de 2012  

LA HABANA.- Los seguidores del opositor Oswaldo Payá, que murió anteayer en un choque de autos en la zona oriental de Cuba, demandaron ayer al régimen de Raúl Castro una "investigación transparente" del suceso, ante las denuncias de familiares que dicen que no se trató de un accidente.

Payá, de 60 años, era el líder de la organización opositora Movimiento Cristiano de Liberación (MCL) y una de las figuras emblemáticas de la disidencia interna. Viajaba acompañado del opositor cubano Harold Cepero, que también murió horas después, y de dos jóvenes políticos europeos, el español Angel Carromero, del Partido Popular, y el sueco Aron Modig, ambos heridos leves en el accidente.

El diario oficial Granma, que no suele ofrecer información sobre la disidencia pero siempre reseña los accidentes viales, señaló que, según testigos presenciales, "el lamentable accidente de tránsito en el que fallecieron dos personas... ocurrió cuando el conductor de un auto turístico rentado perdió el control y se impactó contra un árbol". El accidente se produjo en las proximidades de la ciudad oriental de Bayamo.

"Las circunstancias de estas muertes no han sido esclarecidas; por lo tanto demandamos a la junta militar cubana una investigación transparente", dijo el Movimiento Cristiano de Liberación en un comunicado firmado desde Madrid.

Por su parte, Rosa María Payá, hija del opositor muerto, puso en duda la versión oficial y afirmó: "Las informaciones que nos llegaron de los muchachos que iban en el carro con él es que había un auto intentando sacarlos de la carretera".

En la misma línea se pronunció Carlos Payá, hermano del opositor: "Queremos saber lo que pasó porque Oswaldo era seguido y vigilado las 24 horas del día; el acoso, la presión y las amenazas de muerte eran habituales contra Oswaldo Payá". Por su parte, Ofelia Acevedo, viuda de Payá, señaló que el MCL continuará "la lucha pacífica en la isla a favor de los derechos de los cubanos".

El exilio cubano en Miami exigió el esclarecimiento de las "circunstancias oscuras" en las que murió el activista político. "Se trata de un accidente provocado por una persecución y lo ocurrido es una responsabilidad del gobierno cubano", dijo Omar López Montenegro, miembro de la anticastrista Fundación Nacional Cubano Americana (FNAC). Según esta organización, Payá habría hecho una llamada telefónica durante la supuesta persecución y habría informado que lo seguían y que temía por su vida.

Centenares de mensajes en la red social Twitter escritos por residentes fuera de la isla culparon de la muerte de Payá al régimen.

Los restos del opositor cubano llegaron ayer a La Habana, y serán enterrados hoy tras un funeral que oficiará el cardenal Jaime Ortega, máxima autoridad católica de la isla. La capilla ardiente quedó instalada en El Salvador del Mundo, la parroquia a la que solía acudir el opositor, cuyo féretro fue recibido con una cerrada ovación y un largo aplauso de las más de 400 personas que se congregaron allí.

Condolencias

Los gobiernos de España, México y Estados Unidos, entre otros, lamentaron públicamente la muerte del líder opositor cubano. "Los pensamientos y oraciones del presidente [Barack Obama] están con la familia de Oswaldo Payá, un defensor incansable de los derechos humanos en Cuba", dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Payá, premio Sakharov de Derechos Humanos del Parlamento Europeo en 2002, alcanzó notoriedad en mayo de ese año cuando, en vísperas de la visita a Cuba del ex presidente estadounidense Jimmy Carter, entregó al Parlamento cubano más de 11.000 firmas en respaldo al denominado Proyecto Varela, una iniciativa para promover cambios políticos en la isla. Años más tarde, reuniría otras 14.000 firmas. La propuesta fue desestimada por el régimen.

Agencias AFP, EFE y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.