Ocho meses de cárcel para el empleado del palacio de Buckingham que le robó a la reina Isabel II