Rematan una carta de amor que sobrevivió al Titanic