Renunció De Bortoli a la dirección del Corriere della Sera

Asumirá el editorialista Stefano Folli
(0)
30 de mayo de 2003  

ROMA.- Terremoto en el Corriere della Sera, el diario más importante de Italia: Ferruccio De Bortoli, su director desde hace seis años, dejó su puesto luego de supuestas fuertes presiones del gobierno de Silvio Berlusconi.

Amén de que hace días comenzaron a circular rumores sobre el cambio de guardia en el prestigioso periódico milanés -con el cual LA NACION mantiene un acuerdo editorial desde hace más de dos años-, ayer los accionistas del Rcs Media Group, el holding que maneja el influyente diario, se reunieron para decidir su futuro. Al término del cónclave, que insólitamente tuvo lugar en una iglesia de Milán, trascendió la designación de Stefano Folli, editorialista y analista político, de 45 años, como nuevo director. De Bortoli, que participó de la reunión, al parecer fue invitado a seguir al frente del diario por los accionistas del holding. Pero no quiso "por motivos personales".

El virtual relevo de De Bortoli, un hombre sumamente respetado, de 50 años, a quien en abril último no le habían renovado su contrato, según pudo saber LA NACION, cayó como un baldazo de agua helada no sólo entre los periodistas del Corriere y demás asociaciones de prensa, sino también en ámbitos políticos.

Reunidos en una asamblea, anteayer, los periodistas del Corriere habían expresado su solidaridad y confianza a De Bortoli, que "en seis años de dirección supo garantizar libertad e independencia".

Además, habían reclamado que los dueños del holding -industriales y banqueros de los grupos más poderosos de Italia- los consultaran antes de tomar cualquier decisión, y que respetaran el estatuto que compromete a la tradicional autonomía del diario ante el poder político.

Tres días de huelga

En un clima al rojo vivo luego de elecciones administrativas en las que la coalición de Berlusconi, procesado por corrupción, perdió la provincia de Roma, la Federación Nacional de Prensa Italiana (FNSI) declaró tres días de huelga, uno en relación con la situación del Corriere, el diario de mayor peso y el de mayor circulación de Italia.

La FNSI también manifestó "gran preocupación por una situación del sistema de la comunicación que pone a los periodistas serios problemas para la independencia del sector".

"También el Corriere será suyo", escribió por su parte Il Manifesto, de izquierda, que al tocar el "caso De Bortoli" denunció que "estamos a un paso del régimen".

La oposición, en tanto, no dudó en acusar a la centroderecha, en el gobierno, de haber dado un paso adelante "en su conquista de medios": "De Bortoli paga por los editoriales que no le gustaron al gobierno".

Dueño entre otras cosas de Mediaset, el grupo que reúne a tres canales de TV (Canale 5, Rete 4 e Italia1), al ser elegido, hace dos años, Berlusconi pasó a controlar también la RAI, la televisión estatal, y sus tres canales. Así, en medio de grandes polémicas, el Cavaliere expulsó de la TV nacional a dos periodistas de renombre, Enzo Biagi y Michele Santoro, que no eran de su agrado porque lo criticaban.

Moderación y equilibrio

Conservador por tradición, el Corriere della Sera siempre se caracterizó por su moderación y por su equilibrio, aunque en verdad últimamente se mostraba bastante oficialista. En sus páginas sólo se veían críticas a Berlusconi en algunos comentarios de Enzo Biagi o del politicólogo Giovanni Sartori.

Antes y durante la guerra en Irak, sin embargo, el diario no había ocultado en su línea editorial cierto desacuerdo con el apoyo de Berlusconi a la "guerra preventiva" de George W. Bush. "Evidentemente, el diario no estuvo suficientemente alineado con el gobierno de Berlusconi", explicó ayer a LA NACION una periodista del Corriere que pidió el anonimato, que lamentó "la manera en la cual terminaron sacándolo a De Bortoli".

Milanés, casado y con una hija, licenciado en jurisprudencia e inmerso en el mundo del periodismo desde los 25 años, De Bortoli, una persona cálida, muy reconocida en ambientes culturales italianos, estuvo al frente del Corriere seis años. "Los informaremos correctamente, sin depender de nadie y, sobre todo, sin esconder nada", se comprometió ante los lectores, en su primer editorial del 8 de mayo de 1997. Durante su dirección, el diario no sólo creció, sino que se renovó e inauguró nuevas secciones regionales.

Según un comunicado, De Bortoli, a quien se le reconoció "gran estima en sus cualidades profesionales y pleno aprecio de la línea editorial desarrollada", fue designado por el consejo de administración para ocupar un alto puesto en Rcs Libri, otro sector del coloso editorial.

"Con las decisiones tomadas fueron confirmadas la autonomía y la independencia del Corriere della Sera", dijo Maurizio Romiti, CEO de Rcs Mediagroup.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.