Renunció el zar contra el terrorismo de EE.UU.

No tenía apoyo para atacar Irak
(0)
29 de junio de 2002  

WASHINGTON.- El jefe del equipo de antiterrorismo de la Casa Blanca, general retirado del ejército Wayne Downing, renunció a su cargo, según confirmó ayer el gobierno, aunque las causas de su dimisión continuaban en las últimas horas siendo un gran interrogante en Washington.

La Casa Blanca, que había designado a Downing para coordinar las políticas antiterroristas del gobierno de George W. Bush, anunció que el funcionario ya no ocupa ese cargo, aunque no dio los motivos de su reemplazo por el general retirado de la fuerza aérea John Gordon, quien trabajaba como experto en seguridad nuclear en el Departamento de Energía.

Según el diario The Washington Post, la renuncia de Downing se debió a su línea excesivamente dura, sobre todo respecto de Irak.

El Washington Post informó en su edición de ayer que la partida de Downing, "un halcón frente a Saddam Hussein, plantea una serie de interrogantes sobre los proyectos de la administración para mejorar la seguridad interior a través de una profunda reorganización de su estructura o sobre los proyectos que involucran a Irak".

El diario afirmó que existía un verdadero "plan Downing" contra Irak, que preveía hacer bajar al campo de batalla "una mezcla de tropas especiales, aviones y rebeldes iraquíes para derrotar a Saddam Hussein". El plan, sin embargo, parece haber sido criticado por la cúpula militar de Estados Unidos y dejado de lado, por lo que el anunciado ataque al régimen iraquí nunca se produjo y fue pospuesto en forma indefinida.

Fuentes oficiales norteamericanas, en cambio, dan una interpretación distinta. Según un vocero del Consejo para la Seguridad Nacional, Sean McCormack, Downing "terminó el trabajo que le fue encargado por Condoleezza Rice y Tom Ridge", respectivamente la consejera para la Seguridad Nacional y el responsable de Seguridad Interior.

El acuerdo entre la administración Bush y Downing, que asumió después de los ataques del 11 de septiembre, fue supuestamente claro: el general se retiraría con su familia a su casa de Colorado una vez puesta en marcha su oficina. Downing coordinaba las "actividades militares, diplomáticas, de ley y orden, inteligencia, financiera y de información estratégica para impedir o destruir a supuestos terroristas y a quienes los apoyen o protejan".

El ex jefe de antiterrorismo es uno de los pocos exponentes de alto nivel que renunciaron a la Casa Blanca. El mes próximo la consejera de Bush Karen Hughes dejará Washington rumbo a su Texas natal, mientras el director de la Oficina de Acciones Sociales, John Dim Iulio, se irá en agosto.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?