La pequeña británica desaparecida. Renunció un detective del caso Madeleine