Reserva y pragmatismo, la receta de EE.UU. ante Morales