La guerra que no termina: el G-8 y la reconstrucción de la nación árabe. Resignado, Bush admite que no habrá ayuda de la OTAN