Tras un diluvio sin precedente. Río de Janeiro sigue en alerta por el temporal