Río de Janeiro, una ciudad colapsada por los peregrinos que visitan al Papa