Roma, fuertemente endeudada, busca una salida a la inminente quiebra