Rumbo a los comicios, Maduro crea otro partido para asegurar su reelección

Será el candidato de Somos Venezuela, que estará comandado por Delcy Rodríguez, presidenta de la Asamblea Constituyente; siguen las negociaciones con la oposición
Daniel Lozano
(0)
29 de enero de 2018  

Maduro y su mujer, Cilia Flores, junto a una estatua de Chávez en Caracas
Maduro y su mujer, Cilia Flores, junto a una estatua de Chávez en Caracas Crédito: Twitter @NicolasMaduro

CARACAS.- Nicolás Maduro arrancó la precampaña electoral a toda velocidad, cuando ni siquiera hay fecha establecida para abrir las urnas y cuando tampoco tiene un rival a quien lanzarle sus críticas. El presidente va con todo rumbo a la reelección, decidido a fulminar leyes y protocolos, en busca del mito chavista de los 10 millones de votos. Su última herramienta estratégica se llama Movimiento Somos Venezuela, que será convertido en partido por vía exprés.

"Vamos con fuerza a la victoria número 23, no tengo duda. Yo quiero ser el candidato presidencial de todos los movimientos patrióticos y de todos los venezolanos que creen en el futuro", clamó ayer el presidente, que encabeza grandes mítines, repite eslóganes, presenta canciones e incluso se lanza a transmisiones en vivo por Facebook, durante las cuales recibe una tormenta de críticas e insultos.

Su hoja de ruta lo llevó ayer hasta el mayor fuerte militar de la capital para jugar al softball con los militares, sus grandes aliados. Allí se refirió de nuevo a Somos Venezuela, que recuerda al Soy Venezuela puesto en marcha por la exdiputada María Corina Machado o a Venezuela Está Primero, del exgobernador Henrique Capriles. Más confusión en medio de la niebla política que se estableció hace años sobre el país caribeño.

Maduro puso al frente de Somos Venezuela a la persona de su mayor confianza, la excanciller Delcy Rodríguez, que deberá alternar su nueva militancia con la presidencia de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). El presidente desea que el movimiento creado el año pasado para participar en los programas sociales de su gobierno concurra con su propia boleta a las elecciones presidenciales. El chavismo pretende de esta forma facilitar el voto a su favor de quienes no se sienten revolucionarios, pero se verán empujados a hacerlo.

Propaganda política de Somos Venezuela, la última estrategia de Nicolás Maduro

01:59
Video

Junto al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y al nuevo movimiento político de la excanciller, varias agrupaciones del Polo Patriótico, como el Partido Comunista y Patria Para Todos, deben decidir todavía si apoyarán la reelección, aunque todo apunta en esa dirección.

Poco importa que chavistas disidentes intentaran registrar la marca Somos hace cuatro años, petición negada porque constituía una frase y no una denominación. "Ahora sin firmas, sin proceso público abierto y con doble militancia [prohibida], Maduro decreta su existencia", denunció Nícmer Evans, promotor original de Somos.

Oposición venezolana recolecta firmas para reinscribir partidos ante presidenciales

01:04
Video

La otra gran paradoja es que la decisión presidencial ocurrió durante el fin de semana en el que dos partidos opositores intentaban validar su tarjeta electoral, tras el castigo aplicado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) al promover la abstención en las elecciones municipales de diciembre.

Los primeros reportes auguraban que la socialdemócrata Acción Democrática (AD) habría superado el test revolucionario. En cambio, en el propio seno de Primero Justicia (PJ), partido de Capriles, se temía no haber logrado el objetivo.

Voluntad Popular (VP) quiso apoyar la boleta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), como PJ en primera instancia, pero la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de esta semana impedirá que la oposición pueda presentar la tarjeta electoral más votada de la historia de Venezuela.

Diálogo moribundo

El partido del preso político Leopoldo López también decidió bajarse del carro diplomático ante "los incumplimientos del régimen" y no acudir hoy a República Dominicana.

Un viaje que sí realizará el resto de delegados de la MUD, que se presenta hoy en Santo Domingo dispuesta a "exigir las condiciones electorales que permitan unas elecciones justas" ante los delegados gubernamentales. Una "oportunidad definitiva", en la que ya casi nadie cree tras el adelanto de las presidenciales impuesto por el chavismo.

"El gobierno está listo para llegar a un acuerdo con la oposición", repitió ayer Maduro, en un nuevo ejercicio de péndulo político: declarar una cosa y hacer todo lo contrario.

La delegación opositora llegará a la isla caribeña en un último intento por pactar un nuevo CNE y arrancar algunas de las propuestas recogidas por los cancilleres. Si no es así, se retirará de la "moribunda" mesa negociadora, malherida por las propias decisiones gubernamentales.

El listado de trampas electorales trascendentales comienza con la imposición de la propia fecha electoral, antes del 30 de abril, pese a que lo acordado en Santo Domingo la programaba a finales de año. Los buenos oficios de cancilleres y mediadores habían acercado posturas y reducido la gigantesca brecha del ventajismo. Tal vez demasiado.

La oposición deshoja una margarita llena de espinas chavistas en una atosigante cuenta atrás. "Si no cambian las condiciones, la MUD tomará una decisión. Nosotros no hemos dicho que vamos a participar en unas elecciones amañadas", dijo ayer Capriles, que apuesta por elegir un candidato unitario esta semana sin pasar por unas primarias para las que no habría tiempo.

El veloz ascenso de la protegida de Maduro

Delcy Rodríguez es una figura clave de la cúpula chavista

Ascenso

El ascenso meteórico de Delcy Eloína Rodríguez (48 años) dentro de la cúpula bolivariana llegó tras la muerte de Hugo Chávez, en 2013. Nicolás Maduro confió en ella desde el principio. Ahora el presidente le encargó la conducción del nuevo partido chavista Somos Venezuela

Carrera

Delcy es abogada y llegó a ser ministra en 2006 del Despacho de la Presidencia con Chávez, pero solo duró en el puesto seis meses. Luego fue ministra de Comunicación e Información y en 2014 se convirtió en la primera mujer canciller de Venezuela. En 2017, Maduro la nombró presidenta de la polémica Asamblea Nacional Constituyente

Carácter

Emocional, incendiaria y muy alejada de la diplomacia tradicional, así describen a Delcy los que trabajaron con ella. También dicen que la ex canciller es cercana, afable, inteligente, dogmática y amante de los zapatos de diseño de Valentino

Familia revolucionaria

Pertenece a una familia de tradición revolucionaria, que es una de las más poderosas del chavismo. Maduro siempre que puede reivindica la memoria de su padre, Jorge Antonio Rodríguez, fundador de la Liga Socialista

Cruces

Como canciller, fue una defensora férrea de la revolución y tuvo cruces con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y con el presidente Mauricio Macri

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.