Rumsfeld: "Me encanta poder visitar Bagdad"

El secretario de Defensa norteamericano expresó que "la coalición no tiene intención de adueñarse ni de gobernar Irak", en un mensaje grabado para la radio y televisión locales
(0)
1 de mayo de 2003  • 00:30

BAGDAD.- El secretario de Defensa norteamericano, Donald Rumsfeld, instalado en un palacio que perteneció al derrocado presidente iraquí Saddam Hussein, aseguró ayer a los iraquíes que EE.UU. está ansioso por devolverles el control de su país.

"Me encanta poder visitar Bagdad y presenciar la liberación de vuestro país", dijo en un mensaje grabado para difundir por radio y televisión en la capital iraquí.

Rumsfeld dijo que las fuerzas de la ocupación están comprometidas a ayudar a restablecer el orden y los servicios básicos y ayudarles a formar un nuevo gobierno.

También instó a los iraquíes a que denuncien ante los soldados de la coalición a los ex funcionarios iraquíes y combatientes extranjeros que puedan estar entre ellos.

"Irak os pertenece", afirmó. "La coalición no tiene intención de adueñarse ni de gobernar Irak".

El jefe de la Defensa se reunió en el palacio presidencial con Jay Garner, el general retirado del ejército que oficia como administrador civil de Irak hasta que haya un gobierno en funciones, como también con comandantes militares estadounidenses.

Garner dijo a los periodistas que los estadounidenses deberían estar orgullosos de la rápida victoria militar en Irak. "Yo preveía que enfrentaríamos incendios en los pozos petroleros y una enorme crisis humanitaria, pero no hubo incendios ni crisis", afirmó.

El teniente general David McKernan, comandante de las fuerzas invasoras, trazó un panorama optimista. "Por cada cosa que no se ve ni parece bien, hay 10 que andan bien", afirmó.

Rumsfeld y su comitiva vinieron a Bagdad después de una escala en la ciudad sureña de Basora donde se reunió con el mayor general británico Robin Brims, comandante de las fuerzas que tomaron control de la ciudad, la segunda de Irak.

"Numerosos seres humanos han sido liberados y están fuera de las garras de un régimen brutal", dijo Rumsfeld antes de reunirse con Brims. "Me complace enormemente que los Estados Unidos y el Reino Unido hayan trabajado tan bien juntos".

Brims también manifestó satisfacción por esa colaboración.

Rumsfeld vino a Irak un día después de anunciar que las fuerzas estadounidenses en la vecina Arabia Saudita saldrán de ese país a mediados de año, en un giro importante en la presencia militar estadounidense en el Golfo Pérsico.

Fuente: AP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.