Rusia oxigena a Nicolás Maduro tras el golpe de efecto de Juan Guaidó

Lavrov y Maduro, ayer, en el Palacio de Miraflores
Lavrov y Maduro, ayer, en el Palacio de Miraflores Fuente: AFP - Crédito: Yuri Cortez
El canciller Serguei Lavrov viajó a Caracas para reunirse con el líder chavista y criticó duramente a Washington como responsable de la crisis
Daniel Lozano
(0)
8 de febrero de 2020  

CARACAS.- "La crisis de Venezuela procede de los intentos de derrocar el gobierno legítimo utilizando todas las opciones, incluso el uso de la fuerza. Este escenario sería inaceptable, la comunidad internacional lo condenaría". El canciller ruso, Serguei Lavrov, llegó anteayer a Caracas dispuesto a manifestar su apoyo irrestricto a la revolución bolivariana, las palabras justas que Nicolás Maduro necesitaba escuchar tras sufrir durante 20 días la exitosa gira internacional de Juan Guaidó.

Como si se tratara de un ejercicio inmediato de pesos y contrapesos, tras el apoyo unánime alcanzado por el líder opositor como presidente encargado en Washington. El principal aliado global del chavismo, fundamental para mantener al "presidente pueblo" en el poder, se mostró dispuesto a combatir sin cortapisas la promesa de Donald Trump de "aplastar" la tiranía.

Lavrov cumplió a rajatabla sus dos papeles, pese a lo corto de su estancia. Hizo de policía malo, enseñando los dientes y criticando duramente a Washington. Y también de bueno, hablando de diálogo como única forma de solucionar la crisis del país. Por eso se entrevistó con los miembros de la "mesa de diálogo nacional", conformada a medida desde el Palacio de Miraflores, la sede del gobierno, para mantener el statu quo actual.

"Apoyo irrestricto, sin duda. Los rusos han demostrado tener menos recursos pero ser más audaces, aprovechando las inconsistencias en la política hacia Venezuela de Estados Unidos. Washington sí quiere sacar a Maduro, pero se han dado cuenta tarde y mal del trascendental apoyo ruso y han sido inconsistentes en su proyección de las presiones. No puedes tener halcones desbocados sin una decisión atrás de aplicar la fuerza ni tampoco puedes confiar en mecanismos pacíficos si sabes que la contraparte es maximalista, apoyada por Cuba y Rusia", resumen el historiador cubano Armando Chaguaceda, experto en revoluciones.

"La visita de Lavrov confirma que Rusia está dispuesta a continuar su esfuerzo geopolítico en contra de Estados Unidos utilizando la crisis en Venezuela, al mismo tiempo que aprovecha las oportunidades económicas que le ha venido otorgando Maduro. La gran incógnita ahora es si ese apoyo continuará en el caso que Estados Unidos decida aumentar sus sanciones a [la petrolera rusa] Rosneft, como amenazó esta semana. Para Rusia, preservar su acceso al mercado estadounidense sigue siendo mucho más importante que sus actividades económicas [en Venezuela], por lo que pronto tendría que decidir si prioriza la geopolítica por encima de sus beneficios económicos", contrasta desde Washington el internacionalista Mariano de Alba.

El esperado regreso de Lavrov a América Latina ratifica que Rusia disfruta de sus mejores momentos en el patio trasero de su enemigo histórico, incluido el recibimiento por todo lo alto en Cuba, México y Venezuela. Como si se tratara de un rock star de gesto adusto y colmillo económico muy afilado. Rusia ha demostrado que su principal objetivo es que sus aliados se mantengan en el poder al precio que sea y, desde ese escenario, sacar el máximo provecho financiero y geopolítico.

La influencia rusa es tan evidente que incluso ha marcado el desarrollo del desafío de Guaidó y la oposición democrática contra la revolución bolivariana. Elliott Abrams, representante especial de Estados Unidos para Venezuela, reconoció en enero que la alianza de Maduro con Rusia fue el factor clave para que el "hijo de Chávez" se atornillara en el poder.

"Si hemos cometido un error, ese fue subestimar la intensidad de su apoyo", confesó.

Una vez frenada la ofensiva, los rusos se han dedicado a consolidar su poder en Venezuela. Su última exigencia a Maduro fue la cabeza de Guaidó, lo que provocó en enero la operación de asalto al Parlamento. Millones de dólares a repartir entre los diputados "traidores", la toma militar del Palacio Legislativo, la fuerza bruta de los paramilitares y la imposición chavista saltándose una vez más la Constitución, las normas y los reglamentos han configurado una junta directiva fraudulenta al servicio de Maduro y de sus aliados, con los rusos a la cabeza.

Moscú pretende que este falso Poder Legislativo apruebe los convenios petroleros puestos en marcha con Rosneft, una vez que el chavismo se ha decidido a privatizar parte de su industria petrolera.

"El mantenimiento del apoyo a Maduro llega en un momento clave, así como el refuerzo de las relaciones con Cuba y lo que vaya a pasar con México, considerando que en el bloque de poder hay admiradores de Putin que no quieren impactar la política cautelosa y de buena relación que han tenido López Obrador y Trump", puntualiza Chaguaceda.

Para este historiador no deja de ser sintomático que en un momento de creciente hostilidad entre Moscú y Washington se produzca el reposicionamiento ruso en México, el flanco sur de Estados Unidos. "Y que además coincide con el viaje del secretario de Estado, Mike Pompeo, a Ucrania. Es un poco como devolver el golpe", sentenció.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.