Nuevo acercamiento para contrarrestar a Washington. Rusia y China, contra el escudo