Rusia y Turquía acuerdan una tregua para frenar la escalada en Siria

Putin y Erdogan sellaron un alto el fuego después de meses de tensión por la ofensiva de Al-Assad en Idlib, de donde han escapado casi un millón de refugiados
Putin y Erdogan sellaron un alto el fuego después de meses de tensión por la ofensiva de Al-Assad en Idlib, de donde han escapado casi un millón de refugiados Fuente: Reuters
(0)
6 de marzo de 2020  

MOSCÚ.- El presidente ruso, Vladimir Putin, y su par turco, Recep Tayyip Erdogan, anunciaron ayer que alcanzaron un acuerdo de un alto el fuego en Siria, que entró en vigor a medianoche, con el objetivo de detener la escalada de violencia en esa región, en lo que resulta uno de los episodios más violentos desde que comenzó la guerra civil en 2011 en ese país.

Tras reunirse durante seis horas en Moscú, Putin y Erdogan dijeron que una tregua comenzaría a medianoche en la región de Idlib, al noroeste de Siria, y confiaron en que pueda poner fin al sufrimiento de cientos de miles de civiles desplazados por los combates entre el gobierno sirio, respaldado por Rusia, y los grupos rebeldes, que cuentan con el apoyo de Ankara.

Los cancilleres de ambos países dijeron que el alto el fuego debía ser observado desde la medianoche a lo largo de las líneas de frente actuales en Idlib, el último bastión rebelde en el país gobernado por Bashar al-Assad.

El acuerdo también contempla establecer un amplio corredor de seguridad de 12 kilómetros a lo largo de la autopista M4, que corre del este al oeste de Siria y pasa por Idlib. El corredor estará patrullado conjuntamente por tropas rusas y turcas a partir del 15 de marzo.

En declaraciones a la prensa, Putin dijo que el acuerdo con Erdogan fue rubricado en un documento conjunto durante el encuentro.

El pacto alcanzado servirá "como buena base para terminar con los enfrentamientos en la zona de distensión de Idlib, poner fin al sufrimiento de la población civil y contener una crisis humanitaria creciente", dijo Putin, citado por la agencia de noticias rusa Tass.

Desplazamiento y violencia

Ankara sufrió numerosas bajas entre los militares que desplegó en el norte de Siria desde diciembre, en su intento de frenar la ofensiva del presidente Al-Assad contra rebeldes islamistas apoyados por el ejército turco.

La ofensiva causó el desplazamiento de casi un millón de personas, en el mayor éxodo forzoso en casi nueve años de guerra en Siria, que se cumplen este mes. Además, cientos de civiles murieron por los bombardeos.

De hecho, horas antes de la reunión, un ataque aéreo contra un poblado de Idlib bajo control rebelde alcanzó una granja avícola donde se refugiaban desplazados y mató a por lo menos 15 personas, entre ellos varios chicos, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, y añadió que el atentado fue lanzado por aviones rusos.

Hasta esta crisis, Putin y Erdogan habían logrado coordinar sus intereses en Siria pese a que Turquía apoya a los rebeldes y Rusia al gobierno sirio. Ambos países querían evitar un enfrentamiento directo, pero las grandes diferencias de agenda respecto a Idlib hacían muy difícil negociar un compromiso mutuamente aceptable.

La situación en Idlib es el mayor desafío a las relaciones entre Rusia y Turquía desde una crisis desatada por el derribo de un avión de guerra ruso por parte de las defensas antiaéreas turcas cerca de la frontera con Siria en noviembre de 2015.

Moscú respondió con fuertes sanciones económicas, con una prohibición de viajes a Turquía y una veda a la importación de productos turcos, un castigo que forzó a Erdogan a pedir disculpas.

Las conversaciones de ayer en Moscú fueron la décima reunión en poco más de un año entre Putin y Erdogan.

En 2018, ambos habían alcanzado un acuerdo para establecer una zona libre de combates en Idlib, pero el pacto colapsó rápidamente.

Agencias AFP y AP

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.