Salir a la luz, un riesgo que los sin papeles aún no se animan a tomar

Muchos creen que la regularización de inmigrantes de Obama puede ser anulada por el próximo gobierno
David Adams
(0)
22 de noviembre de 2014  

MIAMI.- A Norma Martínez, una madre indocumentada de dos chicas nacidas en Nueva Jersey después de que ingresó ilegalmente a Estados Unidos en 2007, le preocupa que el nuevo programa de inmigración del presidente Barack Obama brinde una protección fugaz que otro mandatario pueda revertir fácilmente.

En un discurso a la nación, anteayer por la noche, Obama ofreció detalles sobre un decreto que permitirá a unos 4,4 millones de padres de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes vivir temporalmente en Estados Unidos, sin la amenaza de una deportación.

Aunque las comunidades de inmigrantes en Estados Unidos conocían los detalles del discurso, muchos hispanos indocumentados permanecen escépticos y afirman que no vale la pena arriesgarse a salir de las sombras por los nuevos beneficios temporales ofrecidos por la Casa Blanca.

"No quiero seguir viviendo a escondidas", dijo Martínez, una salvadoreña de 34 años, y agregó que sería feliz de inscribirse y pagar una multa para evitar ser deportada.

"Pero si remueven el programa, eso significaría la deportación automática", añadió, y dijo que ella y su marido, también indocumentado, podrían estar mejor fuera de la vista de las autoridades hasta que se llegue a una solución permanente.

Aunque la medida de Obama para padres de chicos que son ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes podría ofrecer un estatus temporal a hasta cinco millones de inmigrantes, sus muchas limitaciones superan sus beneficios, según expertos.

"Es un paso en la dirección correcta, pero no va a cumplir su objetivo", dijo Cheryl Little, una veterana abogada de inmigración y directora de Americans for Immigrant Justice, con sede en Miami.

"La acción aplazada no es estatus legal; simplemente es una prórroga temporal de la deportación", dijo.

Los postulantes elegibles tendrán que entregar todos los documentos relevantes a las autoridades inmigratorias, incluida información sobre por cuánto tiempo estuvieron en el país, su fuente de ingresos y lugar de trabajo.

Los inmigrantes que han vivido ilegalmente en Estados Unidos por muchos años pueden tener miedo a postular al programa ante la posibilidad de que los deporten en el futuro si se acaba su estatus temporal, así como a multas elevadas y exposición a cuentas médicas impagas, dijo Mark Hugo López, del Pew Hispanic Center.

"Quién sabe quién será el próximo presidente y si puedan retirar esta protección", comentó.

También es posible que los inmigrantes carezcan de la documentación apropiada para probar su elegibilidad, agregó, lo que se traduce en una enorme incertidumbre respecto de los beneficios que pudiera traer la postulación al programa.

Sólo 55% de los 1,2 millones de jóvenes ilegales aplicaron al programa que ofrece un alivio temporario para los hijos de inmigrantes ilegales, según un estudio del Instituto de Política Migratoria. La Acción Aplazada para Arribos durante la Niñez (DACA, por su sigla en inglés) ofrece un permiso de trabajo de dos años para adultos jóvenes de entre 15 y 30 años que hayan sido llevados a Estados Unidos en forma ilegal durante su niñez.

La acción ejecutiva de Obama es la medida más significativa para proteger a inmigrantes no autorizados desde 1986, cuando el Congreso aprobó una legislación que permitió obtener la residencia a casi tres millones de inmigrantes ilegales en el país, y finalmente la ciudadanía estadounidense.

Pero con ese programa, sólo el 36% de los postulantes elegibles se convirtieron en ciudadanos norteamericanos, dijo López.

"Muchos están ocupados con sus trabajos y es muy caro. Además, les preocupa no pasar el examen porque no hablan bien inglés", añadió López.

Según una encuesta del Pew Hispanic Center, sólo el 26% de los adultos latinos estaba al tanto del debate que se armó en el Congreso porque Obama apelaría a un decreto para lanzar su reforma migratoria. De ese 26%, el 38% estaba desilusionado o enojado y el 25% estaba satisfecho o muy contento.

Arresto frente a la Casa Blanca

Una mujer que se manifestaba frente a la Casa Blanca anteanoche fue arrestada por portar un arma de fuego, poco después de que el presidente Barack Obama comenzara su discurso sobre la reforma migratoria, informó el Servicio Secreto. Abril Lenhart, de Mount Morris (Michigan), estaba frente a la valla norte del complejo de la Casa Blanca cuando las autoridades vieron un arma de mano enfundada en su cadera.

Agencia Reuters

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.