De Salta a Santa Cruz de la Sierra, impulsados por la ilusión de ver al papa Francisco