Sangrienta ola de atentados en Siria: al menos 40 muertos