Saramago propuso un "pacto de no agresión" entre el islam y el cristianismo