El escenario. Sarkozy, en su propia trampa