Tras un brutal asalto. Sarkozy, por una policía ferroviaria