Scarlett y Natalie, el contrapeso al duro Clint