Se dispara la alerta atómica en otros países