Se emborrachó en el avión, se puso pesado y terminó atado con cinta adhesiva